Loading...
Opiniones Blu

Quién expone a Avianca, ¿sus pilotos o sus propietarios?

Originalmente publicado en Bluradio.com

Se dice que los pilotos de Avianca la quieren acabar; que exigen jornada laboral mensual de 166 horas en lugar de 200; que hacen peticiones estrambóticas para su bienestar y sus familias; que quieren ganar como en otros países donde opera la compañía; y unas cuantas más. Aunque se desestima que el 27 de septiembre ACDAC acotó su petitorio, se contrasta además conque 85% de los asalariados gana menos de dos salarios mínimos, con mínimo legal de 250 dólares, y la informalidad laboral sea 55%.

Al compararse los estándares profesionales de estos pilotos con los de compañías aéreas internacionales, hay gran desequilibrio. Según US Labor Statistics, la media salarial es 127.820 dólares (más de 380 millones de pesos) mientras en Colombia, el promedio no llega al 40% de esto y en el máximo nivel no alcanza 60%. En cuanto a horas de vuelo anuales, aquí son 2.400 y en Estados Unidos apenas 900, por lo que el pago por hora de vuelo es a 53 dólares y allá a 142. ¿Centra Avianca su competitividad solo en un recurso humano barato?

Al respecto vale mirar la situación financiera de la Empresa (Informes- Revista Portafolio): En los últimos cinco años, de 2012 a 2016, los activos, en precios constantes de 2016, crecieron 100,5% y el patrimonio solo 71%. Entre tanto, los ingresos operacionales crecieron 36% y, aunque el margen operacional se mantuvo alrededor del 6%, el margen neto cayó de 4,6% al 1,07%. ¿Qué significa? Que Avianca incrementó su apalancamiento financiero, con más pasivos, que ya es el 77,6% de los activos; que los ingresos crecen menos que los activos; y que no son las operaciones regulares, incluidos los gastos del personal, las que reducen las ganancias, sino otras actividades: las no operacionales.

¿Cuáles serían dichas actividades? En una demanda que los socios minoritarios de Avianca, la familia Kriete, con el 21,9% de las acciones en votos y 14,9% del total, instauraron contra Synergy y los hermanos Efromovich, Germán y José, y algunos directivos de Avianca ante la Corte Suprema de Nueva York, el 28 de febrero de 2017, se exponen eventualmente hechos que obliga aclarar.

El caso, denominado Kingsland vs. Sinergy, se fundamentó en que Efromovich ha utilizado a Avianca como tabla de salvación para sus dificultades económicas en otras compañías y otros países. Menciona que “los astilleros, los hoteles y los negocios de la energía pierden dinero y han sido conducidos al borde por la peor recesión que Brasil ha enfrentado en los últimos 25 años”.

Según la denuncia, en junio de 2015 cerró uno de sus astilleros y en diciembre otro, el Estaleiro Ilha, se quebró y que Ocean Air, su empresa en Brasil, perdió 200 millones de dólares entre 2012-2016 y, junto con Synergy, incumplió pago de créditos con Wells Fargo Bank. Dice que la iliquidez de Avianca resulta de “obligaciones financieras innecesarias” en las que Synergy servía de intermediario ganancioso entre fabricantes de aviones y Avianca. Destaca la compra de cien A-320 de Air Bus, cuando -según manifiesta- se requería la mitad, y también unos leoninos contratos de alquiler de otras naves. Acusa de irregularidades en los tratos con empresas relacionadas como las de transporte terrestre de las tripulaciones.

Le puede interesar: Comerciantes en Atlántico han perdido negocios por paro de Avianca: Fenalco.

Alegaron igualmente que la posible alianza con United Airlines le daba 800 millones de dólares a Synergy, de los que solo transferiría 200 a Avianca. Concluye que Efromovich tiene comprometido 97% de sus acciones en Avianca con sus acreedores, entre ellos Elliot Management, un temido fondo “buitre”.

Pese a que estas revelaciones fueron rechazadas por Avianca por “violar la confidencialidad” y en mayo la Corte congeló las investigaciones correspondientes, continúan cayendo las acciones en NYSE: de 18 dólares en 2014 a 7,76 en septiembre de 2017.

Germán Efromovich tiene pleitos en otros países: en Argentina por transacciones con la familia Macri; en Brasil en el caso Petrobras por favorecimiento en contratos; y en Colombia por acaparamiento de baldíos, donde la Corte Constitucional, mediante sentencia SU-235/2016, le exigió a devolver dos mil hectáreas de la Hacienda Bellacruz.

Como se infiere de los casos citados, logra relacionarse por lo alto y aquí, verbigracia, comparte con Gabriel Silva el fondo Efromovich/Silva Capital Partners. Coincidencialmente la misma persona que -cuando era gerente de Fedecafé- le vendió el 25% que esa entidad tenía en Avianca.

Urge esclarecer todo esto para que se sepa la verdad total sobre el estado de Avianca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: