Junio 28, 2017

Por la igualdad y una Colombia democrática. Discurso de Sergio Tuntaquimba en los 130 años de la Universidad Externado

Foto tomada de: https://pbs.twimg.com/media/CbRQNitW0AAOlt4.jpg

Bogotá, 15 de Febrero de 2016.

Sergio Tuntaquimba

Estimados Estudiantes, Señores miembros del Consejo Directivo, Señor Rector, Señores Decanos, Profesores y Trabajadores, Señor Presidente.

En esta mañana expreso estas palabras en nombre y representación de toda la comunidad estudiantil de la Universidad Externado de Colombia, no sin antes brindarle un agradecimiento a Fabio Castro, Federico Corredor y Manuel Alejandro Rayran quienes hicieron parte de esta representación estudiantil en el Consejo Directivo.

La conmemoración de estos 130 años de historia y vida de la Universidad, llevan a recordar nuestro accionar como estudiantes, la convicción y la responsabilidad de ser parte fundamental de una de las Universidades más prestigiosas del país, en donde el conocimiento, el pensamiento crítico y libertario de nuestros próceres y abuelos radicales ha sido el eje fundamental de las enseñanzas impartidas a lo largo de este tiempo. Somos resultado de estos 130 años de historia y, al mismo tiempo, responsables del futuro.

Estos 130 años que cumple la Universidad de ser fundada, reflejan la templanza y el trabajo arduo de los trabajadores, profesores, comunidad académica, estudiantes y padres de familia, que día tras día han forjado un centro de pensamiento que está comprometido con la exigencia personal y el compromiso patrio. La Universidad Externado de Colombia ha dejado huella en sus estudiantes y les ha enseñado la importancia de la ciencia, los valores éticos e intelectuales para un mejor futuro.

Lo anterior se evidencia en las palabras de bienvenida del maestro Fernando Hinestrosa en octubre del 2010, que por cierto, no puedo dejar pasar al referirme que esta representación y la anterior tuvieron la oportunidad de escuchar sus ideas en vida. El maestro Hinestrosa afirmó “Su Universidad, nuestro externado, nació como una afirmación valerosa, altiva, de libertad, tolerancia, respeto mutuo, teniendo como valor supremo la ética radical. En ese credo democrático se formaron nuestros mayores, nos formamos nosotros y usted se formará. Ética de la convicción y no del temor, y menos del oportunismo. Así se nos identifica y por eso se nos respeta. En el panorama Nacional tenemos una identidad y un prestigio por los cuales respondemos. Un modo de ser, un talante externadista. Somos altivos, independientes, confiamos en nuestras propias fuerzas. Nada nos ha sido regalado”.

Con esta convicción y legado del maestro Hinestrosa, los externadistas asumen la responsabilidad de transformar la realidad del país que hoy agobia al 53 por ciento de los jóvenes por no poder acceder a la educación superior, a las familias que están endeudadas por brindarle a sus hijos una formación, a los indígenas de la Guajira que han perdido a sus hijos por falta de alimentos, a los trabajadores que no les alcanza el salario para cubrir sus necesidades básicas, a los millones de campesinos que están en la quiebra por los Tratados de Libre Comercio y a ese 15,7 por ciento de jóvenes que se encuentran en el desempleo.

Los externadistas están comprometidos en empujar a Colombia para salir de las desigualdades históricas, así como de los procesos antidemocráticos que se reflejan hoy en día en cada rincón de nuestro país. Procesos y desigualdades que nos han llevado a ocupar el puesto 14 de los 134 países con mayor desigualdad en el mundo, reflejándose esto a la vez, en el IDH, para el cual Colombia ocupa el puesto 98 entre 168 Naciones del mundo.

Por otra parte, la Universidad Externado de Colombia se caracteriza por cumplir a cabalidad la integración pluriétnica y multicultural como está estipulada en la constitución política de 1991. Es así que, los externadistas pueden decir con orgullo que la Universidad es un ejemplo Nacional al crear y apoyar el Programa Transversal de Interacciones Multiculturales, programa fundado en el año 2004 y en el que 60 estudiantes indígenas de 24 pueblos distintos de todo el territorio Nacional, encontramos un espacio académico para fortalecer nuestras ideas y las de nuestros pueblos en el aporte y aprendizaje de un saber occidental, en el que la interculturalidad y la creación de conocimiento afloren en el respeto y fortalecimiento de las distintas lógicas, ideas y saberes, las cuales se fortalezcan en la academia y se encaminen a transformar la sociedad, el sistema y un saber mundial en crisis .

Como país pluriétnico y multicultural, y al estar en este continente llamado milenariamente Abya Yala, en un reconocimiento de nuestra historia, existe el deber en las instituciones, en los estamentos y en la formación social como Nación, de sembrar la semilla del diálogo igualitario basado en la transformación y aporte de las diferentes ideas, tendiente al logro de un equilibrio político, social y natural.

Como pueblos indígenas somos responsables de ser actores fundamentales en este momento del mundo, es necesario establecer un proceso intercultural, proyectado en el marco de un diálogo no incluyente sino igualitario, fundamentado en la condición de pares con la sociedad occidental; esto permitirá generar, a partir de los conocimientos ancestrales y la ciencia occidental, otras formas más adecuadas y vitales para relacionarnos en y con el mundo.

Vivimos en una etapa de crisis en la que aquellos ideales de “progreso” y “desarrollo” material han dominado y permeado la totalidad del Ser Humano occidental, en donde el conocimiento científico y el desarrollo intelectual han estado encaminados a fortalecer un mercado global desmesurado que ha tenido como consecuencia la perdida del control en las estructuras sociales, enajenándonos de la vida, de la felicidad y del desarrollo intelectual y humano. Ha llevado, en cambio a la concentración desmedida del poder, de la inequidad y del consumismo absurdo y desmedido.

Esta generación de estudiantes posee la responsabilidad histórica de crear conciencia y entendimiento de la realidad social y material, como también, de crear cambios estructurales y organizativos. Estas transformaciones deberán ser proporcionadas desde la academia y enfocadas a garantizar la no repetición de las inequidades que han estado presentes en toda la historia de Colombia.

Esto lleva a repensar y a crear conciencia sobre el papel fundamental que tienen los externadistas en la transformación y democratización de las estructuras que han mantenido y profundizado los procesos de desigualdad e inequidad social. Es por ello que, como colombianos no debemos dar cabida al conformismo frente a las problemáticas y exclusiones de las que somos testigos diariamente en nuestro país.

Como externadistas se debe trabajar por la preservación de un equilibrio natural y social en el que el respeto por el otro, por uno mismo y por la naturaleza sean el eje de la vida. Hoy la madre tierra reclama cada una de las explotaciones que el sistema económico vigente ha fomentado en cada uno de los territorios a nivel mundial.

¡Externadistas! La conmemoración de estos 130 años de la universidad y sus ideales, deben impulsarlos a la acción, al cambio, a la transformación social y política. Que los ideales estén encaminados al equilibrio, al desarrollo social y científico, al encuentro entre nuevos y muy antiguos rumbos del conocimiento.

Que la crisis sea el motor del cambio de la sociedad, resaltando y siendo conscientes de aquel talante externadista, libertario y radical que le dio origen a esta Universidad, que caracterizan su presente y que será la garantía de su vigencia futura. Exhortando siempre a la independencia y libertad del conocimiento.

Universidad Externado de Colombia: ¡Shuk Shungulla! ¡Shuk Yuyailla! ¡Shuk Maquilla! Shina tukuylla paktangapa charinkapak Sumak Kawsay ¡Un solo corazón! ¡Un solo pensamiento! ¡Una sola mano! Para que en común unidad alcancemos el buen vivir.

Yupaichani.

Muchas Gracias.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *