Press "Enter" to skip to content

EMCALI: entre ocultamientos y pifias de Armitage

Armitage, concejales, congresistas y funcionarios no le muestran a la ciudadanía datos claves que brindan visiones distintas a la catastrófica que están propalando.

Aunque el “Plan Estratégico de EMCALI 2018-2023”, hecho por UNIVALLE, prescribió “reinventar el componente de Telecomunicaciones” (TELCO), el alcalde Maurice Armitage, a contramano, manifestó su decisión de venderlo, acatando el costoso estudio de la banca de inversión Lazard MBA.

Armitage, concejales, congresistas y funcionarios no le muestran a la ciudadanía datos claves que brindan visiones distintas a la catastrófica que están propalando. Se oculta, verbigracia, que algunas de las cargas integrales sobre EMCALI son contables del sistema NIIF y no reales, como las cifras actuariales por pensiones o las depreciaciones.

Omiten también que en el sector de las telecomunicaciones en Colombia en 2017 tuvieron pérdidas los principales operadores, incluido el gigante Claro, y, al comparar la rentabilidad con relación a sus correspondientes activos TIC, la de TELCO fue de -5,5%, mientras las de otros llegan hasta -8%. Igual ocurrió con la rentabilidad frente al patrimonio, que en TELCO fue de -11,6% y en varias compañías fue -21% y aún peor. (Portafolio, 2018), (Emcali, Estados Financieros, 2017).

Además debe contarse que salir de TELCO es poner en bazar 27% del patrimonio total de EMCALI, el segundo mayor entre todos los componentes, y 22% de los activos. Más grave: a 2017 tenía las mayores utilidades acumuladas, $434 mil millones, cuyo destino final hoy es desconocido. (Emcali, Estados Financieros, 2017).

Así mismo, del mercado caleño, TELCO capta 45% de la telefonía básica, la porción más grande, que a junio de 2018 era de 308.207 suscriptores, 4% de todo el país. En televisión cuenta con una participación marginal y en Internet fijo se acerca a 100 mil conexiones, 20% de Cali. Tal porcentaje de conectividad supera al del Valle del Cauca en dicha modalidad, que es 15%, pese a fuertes barreras socioeconómicas ya que, acorde con parámetros nacionales, la mayoría de usuarios son de estrato 2 y 3. (Mintic, 2T 2018).

TELCO cuenta con 650 mil líneas dispuestas en 25 centrales y con 1’388.00o números telefónicos asignados por la CRC, funcionando al 25% de dicho  potencial, similar a UNE en Medellín; dispone de 1.550 kilómetros de fibra óptica y está asociada al cable submarino hasta 2030, lo que configura “las redes más amplias de la región”, como reconoce el nombrado estudio de Lazard MBA (página 30).

Los indicadores financieros de EBITDA, liquidez y endeudamiento y el capital de trabajo de EMCALI están sostenidos y sin riesgo; es decir, que el desempeño operacional negativo de TELCO de los últimos años, que también aporta el 11% de los ingresos totales de la Empresa, no incide en la estructura general, por lo que en diciembre de 2018 Value and Risk mantuvo la calificación crediticia BBB en grado de inversión.

¿Con dichos elementos, y en épocas de desaceleración económica, podría concordarse con la subasta de TELCO a precio de “gallina flaca”? Quien lo esté de buena fe, a lo mejor desconoce las pifias de la administración de Armitage en EMCALI. Veamos.

Las cuentas por cobrar suman más de $500 mil millones, la cuarta parte de las ventas anuales, de enero a septiembre de 2018 crecieron un extraordinario 33%, casi el triple del alza de los ingresos, y de ellas 25% son de dudoso recaudo. No hay acción eficaz en su recuperación, privando a EMCALI de recursos para obras necesarias, como en Acueducto y Alcantarillado, donde hubo de contratarse préstamos con la Nación por más de $2 billones, a la aleatoria  tasa de DTF+2,5%.

La negligencia también se plasma en los desbalanceados contratos de arrendamiento de EMCALI con los propios competidores en telecomunicaciones, cobrando irrisorios pagos por postes y cámaras que no cubren ni costos variables. Finalmente, entre junio de 2017 y de 2018, se perdieron 60 mil (¡!) clientes en telefonía donde el paquete TriplePlay básico –con Internet a 10MB- es poco competitivo.

Falta de agresividad comercial; pasividad para corregir errores gerenciales graves; proliferación de nóminas paralelas tercerizadas y de contratistas-que se aproximan a 4.500 personas, duplicando la planta oficial – y la incapacidad para innovar, desestimando, a mediano plazo, la incidencia de las redes de TIC para negocios futuros de energía: ¿Serán carencias que se suplirán tirando la gallina de los huevos de oro, pero bien desplumada, desde el cerro de Cristo Rey? Insólita paradoja del alcalde-empresario maniobrando alejado de los manuales básicos del predicado emprendimiento.

Nota: Agradezco la recolección de datos a Marcel López, edil y administrador de empresas de la Universidad del Valle, y a algunas organizaciones en encomiable esfuerzo frente a eventuales procedimientos contrarios al interés general y al patrimonio público en EMCALI.  

Sea el primero en la conversación ✓

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: