septiembre 25, 2017

EL TIPO POR EL QUE CONOCÍ LA POLÍTICA: JUAN ANTONIO ESCOBAR RIOS

04/09/2011
Cursaba primer semestre de Administración Ambiental en la Universidad Tecnológica. Creo que era el año 1999. Mi único contacto con la política lo había tenido mediante un trabajo fugaz con una entidad pública, en la que tuve que ver a los funcionarios de dicha entidad favoreciendo manzanillos con dineros públicos en época electoral y prometiéndole a la gente más humilde cosas que nunca se cumplirían. Un grupo de señores que solo había visto en afiches, de lejos, al verlos en el día a día, de cerquita, me generaron una apatía gigantesca por la política y los políticos. Entré a la universidad pensando y diciendo lo que todo el mundo expresa. “Que todos los políticos son iguales”. Recordaba como estos tipos eran paredes para adentro, la antítesis de sus discursos llenos de sensibilidad social y preocupación por los débiles. Hábitos decadentes, incompetencia, mentiras, arribismo y fantochería.
Recuerdo haber entrado desprevenido a la cátedra de administración general. Llegó un tipo delgado, con un blazer de cuadros y paso acelerado que se acomodaba las gafas a cada rato. Dijo que se llamaba Aurelio Suarez, y en tono ameno y apasionado nombró una por una, y sin mirar un solo apunte, cada una de las escuelas de la administración. Siempre me pareció que tenía algo distinto a las demás personas.
Con el paso del tiempo me dí cuenta que ese profesor participaba en política, por que lo ví casualmente por uno de los canales regionales, dando un debate contra la privatización de una empresa del municipio. Tras un tinto casual con él, entendí que lo que lo diferenciaba de los demás era ser el mismo las 24 horas del día. Vivir de acuerdo a su discurso.
Una vez, lo abordé en un restaurante y le dije sin saber absolutamente nada de política que quería acompañarlo en “eso que él hacía”. De ahí en adelante, me reconcilié con la política y entendí que no participar de esta nos aleja como ciudadanos de los temas más importantes de la sociedad. Comprendí la importancia de tomar parte activa de la historia, de acompañar las movilizaciones de aquellos colombianos marginados del desarrollo, y entedí ante todo, que no todos los políticos son iguales.
A estas alturas, creo que ya olvidé las escuelas de la administración. Pero de ese profesor me quedó la sensibilidad social, la constancia, y la convicción profunda de que es posible transformar este país en un mejor lugar del que heredé.
Por las calles de Bogotá se ven unos afiches amarillos del ahora candidato a la alcaldía preguntando ¿Quién es Aurelio? Pues bien, yo lo supe hace mucho, y estoy feliz de formar parte de esa lista interminable de personas cuya vida fue influenciada por sus enseñanzas. Ojalá los bogotanos sepan valorar al mejor candidato a la alcaldía que hayan tenido jamás.
Tomado del blog de Juan Antonio Escobar Ríos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *