Julio 21, 2017

Carta al alcalde de Pereira sobre APP del Aeropuerto Matecaña

Bogotá, marzo 16 de 2017

Doctor

Juan Pablo Gallo

Alcalde Municipal de Pereira

E.S. D.

Señor alcalde:

Por invitación de la Veeduría Ciudadana, constituida sobre la alianza público-privada del aeropuerto Matecaña, estudié asuntos de ese proyecto y el pasado sábado 11 de febrero di a conocer mi opinión en una rueda de prensa. Como uno de los asistentes, el doctor Alfonso Gutiérrez Millán, me instó a que ella fuera consignada en una carta abierta dirigida a Usted, procedo en consecuencia.

La “alianza”, que puede tener vigencia hasta de 20 años, entre el Municipio y el Grupo Solarte es, en primer lugar, la cesión de un monopolio natural para la explotación privada y con ánimo de lucro de todos los derechos -regulados y no regulados- de un patrimonio público.  En cuanto a los primeros, que los decreta la misma Junta Directiva, formada a instancias de su único dueño, la ciudad de Pereira, le garantizan al concesionario, según presentación de los funcionarios correspondientes en el Concejo, al menos el 80% del costo del proyecto. Es decir, que el negocio tiene un riesgo financiero mínimo ya que el saldo se consigue, con extrema facilidad, vía especulación inmobiliaria con el suelo en arriendos de locales, parqueaderos y muchos otros rubros que pueden derivar beneficios adicionales. Es negocio de “burro amarrado”.

Ahora bien, acorde con notas de prensa, Matecaña tuvo ingresos en 2016 por $37 mil millones de los cuales “entre 12 mil y 14 mil millones serían excedentes”. 

(http://www.eje21.com.co/2016/12/con-cifras-positivas-termina-el-ano-matecana/). En matemática sencilla, con esa extraordinaria rentabilidad sobre ingresos de casi 40% y conociendo que el reajuste de derechos y tarifas, como las tasas para pasajeros nacionales e internacionales, se ubican en niveles de los más altos del país, cabe preguntar: ¿Por qué el “proyecto” no lo realiza el Municipio, que con tales excedentes podría ejecutarlo en tiempo menor o igual? ¿Por qué ceder rentas injustificadas a un tercero?

Precisamente ese tercero, Grupo Solarte, es socio de cerca del 30% de OPAIN, el concesionario de El Dorado en Bogotá, donde en 10 años, entre multas e incumplimientos, ha conseguido 23 adiciones (otro sí), el expediente preferido para transformar contratos y prorrogar concesiones casi a perpetuidad.  Y llama la atención que la contraprestación sea tan sólo del 10,82% luego del año tercero de la “alianza”, el menor porcentaje de participación de todas las concesiones aeroportuarias vigentes y más aun tratándose de uno de los diez aeropuertos internacionales de Colombia y con calificación de eficiencia-técnica (DEA), de 0,96, la séptima por encima de la media nacional de 0,78 entre 200. Falta añadir que el pírrico porcentaje se obtuvo de una “puja” con otro grupo socio de Solarte en OPAIN, que ofreció 10,63%.

Queda Matecaña en manos de un ¨tiburón” de la infraestructura, cuyas cuentas bancarias, al momento de escribir esta misiva, están embargadas por sus asociaciones en dos proyectos manchados de corrupción, Ruta del Sol 2 y Colector Tunjuelo-Canoas, con la confesa delincuente Odebrecht. Usted, con la Junta Directiva, pasará a la historia por haberle entregado este fruto del civismo pereirano, para reversar no necesita reclamar advertencias de organismo de control alguno basta el dictado de su propia conciencia.

Cordial saludo,

Aurelio Suárez Montoya.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *